La flor de Pascua o poinsettia (Euphorbia pulcherrima) es una planta fácil de mantener indispensable para decorar durante las fiestas de Navidad. ¿Qué tener en cuenta para que siga roja y dure más tiempo en nuestro hogar? ¿Cómo cuidar la flor de Pascua? En Amigos de la Jardinería te daremos los consejos imprescindibles para mantener tu planta radiante más allá de las festividades. ¡Sigue leyendo!

¿La flor de Pascua es de interior o exterior?

Lo primero que necesitamos saber sobre la poinsetia, es que es una planta a la que le gustan las temperaturas cálidas, que no bajen de los 10ºC por la noche y unos 23ºC por el día. Puede estar plantada tanto en exterior como en interior, e incluso en el exterior puede llegar a formar  un arbusto.

También debemos vigilar con las heladas, ya que al llegar a 0ºC las posibilidades de que nuestra poinsetia se marchite son muy altas. En interior, en cambio, el peligro es otro. Como ocurre con casi todas nuestras plantas, la flor de pascua y la calefacción no son buenas aliadas.

Conviene mantener a nuestra planta de Navidad en alguna habitación sin calefacción o utilizarla a baja temperatura, ya que pueden perder sus hojas y sus brácteas (las hojas de color rojo) si esta está demasiado alta.

Ubicación en exterior: ¿la flor de pascua es de sol o sombra?

La ubicación es un elemento imprescindible para la vitalidad de la flor de Pascua. Elegiremos un lugar de luz indirecta brillante, por ejemplo cerca de una ventana, ya que de este modo recibirá luz filtrada pero durante varias horas al día. En cualquier lugar, evitaremos la luz solar directa, ya que provocará la decoloración anticipada de la planta. En el exterior, buscaremos un lugar de semisombra, también para evitar su decoloración y para protegerla de las quemaduras del sol.

Riego de la flor de pascua

¿Cada cuánto regar la flor de Pascua? Las necesidades especificas de la planta, sumadas a la humedad, el tamaño de la maceta o el ambiente son claves para ajustar la pauta de riego.

La flor de Pascua prefiere un sustrato ligeramente seco entre riegos, por ello, antes de regar, comprobaremos que lo está con ayuda de nuestro dedo o un palillo de madera. Regaremos de forma moderada, con un cuenco debajo de la maceta, pasado un cuarto de hora aproximadamente retiraremos el agua sobrante del cuenco.

Ajusta la frecuencia de riego según el estado del sustrato y, ante la duda de si regar o no hacerlo, apuesta por no hacerlo, ya que un exceso de riego provocará la pudrición de las raíces.

Cuidados de la flor de pascua en exterior

En exteriores, la flor de Pascua necesita algunos cuidados concretos. Como ya hemos mencionado, la situaremos en un lugar de semisombra y la protegeremos de las temperaturas excesivamente frías. Considera proteger sus raíces superficiales cubriendo la base de la planta con corteza o mulching. En cuanto al riego, sigue las mismas pautas, realizando un riego moderado manteniendo el sustrato ligeramente seco entre riego y riego.

Mantenimiento de la flor de Pascua

Mantener la flor de Pascua y conservarla para el próximo año es posible, sigue estos consejos:

  • Poda: realiza la poda de la flor de Pascua completa a finales de invierno, para estimular su crecimiento a lo largo de la primavera, así como una poda de limpieza a finales de otoño, dando forma y eliminando ramas dañadas u hojas marchitas.
  • Riego: ya te hemos explicado las necesidades especiales de esta planta, ajusta el riego a lo largo del año teniendo en cuenta la temperatura, la humedad, el entorno, la maceta…
  • Trasplante: si la maceta se ha quedado pequeña, considera trasplantarla, preferiblemente durante la época de desarrollo, es decir, en primavera. Utiliza un sustrato bien drenado y de alta calidad.
  • Fertilización: utiliza un fertilizante o abono orgánico de calidad durante los meses de desarrollo para estimular aún más su crecimiento. Sigue las instrucciones del fabricante y no te excedas, ya que podías provocar graves quemaduras en la planta.
  • Control de plagas y enfermedades: revisa de foma semanal la planta para detectar cualquier problema de salud, plaga o enfermedad y reconducirla a tiempo.

Flor de Pascua, ¿cómo hacer que se ponga roja?

Si tu flor de Pascua ha sobrevivido de la temporada anterior, dos o tres meses antes de su floración empezaremos a prolongar las horas de oscuridad de nuestra planta. Por lo menos deberá tener 14 horas de oscuridad total, el resto de horas del día necesitara recibir luz para seguir desarrollándose.

Si no disponemos de una habitación para dejarla a oscuras, podemos crear alguna especie de invernadero usando bolsas de plástico negras o algún otro material opaco. Es muy importante la fase de oscuridad en la planta de navidad ya que sin este proceso no lucirá el característico color rojo de sus brácteas.

Recuerda que la flor de Pascua es una planta tóxica para perros, gatos y personas. ¡Asegúrate de mantenerla lejos de tus seres queridos!

¡Por un mundo más verde!

¿Tienes alguna pregunta sobre el cuidado de la flor de Pascua o quieres compartir tus experiencias? ¡Déjanos tus comentarios! En Amigos de la Jardinería, estamos aquí para ayudarte. Además, si te encanta el mundo de las plantas, ¡síguenos en Instagram, TikTok y Pinterest para más consejos y contenido inspirador!