Amigos de la Jardinería

Blog de Jardinería

Cultivar plantas

¿Cómo reproducir el árbol lluvia de oro?

El árbol lluvia de oro (Laburnum anagyroides) es también conocido como Codeso o falso Ébano. Se trata de un árbol pequeño que pertenece a la familia de las leguminosas y que forma hermosos racimos colgantes de color amarillo, de unos 25 centímetros, que dispone unas semillas altamente tóxicas, por su contenido en citisina.

El falso Ébano es sin duda uno de los árboles más apreciados en la jardinería ornamental y debido a ello son muchos los jardineros que se preguntan cómo se reproduce el árbol lluvia de oro. En Amigos de la Jardinería te explicaremos cómo reproducir el árbol lluvia de oro de dos formas distintas.

¡Descubre también cómo hacer un huerto en casa!

1. Sembrar el árbol lluvia de oro

El método de siembra para reproducir el árbol lluvia de oro es sin duda el más sencillo, pero también el más lento. Necesitaremos recolectar las pequeñas semillas negras que aún estén firmes y colocarlas entre dos papeles de periódicos en algún lugar oscuro y resguardado.

En pocos días observaremos cómo se han abierto y ya estarán listas para ser cosechadas. Para germinar el árbol lluvia de oro recomendamos dos trucos: el primero consiste en frotar con papel de lija uno de los extremos del tegumento. El segundo es dejarlo en remojo, en agua tibia, durante un máximo de 48 horas.

Plantaremos el tegumento en una maceta con tierra de calidad, cubriéndolo por completo y esperaremos, a los tres meses empezarán a subir. Puedes añadir también algo de grava fina por encima. Debemos ser cuidadosos con la temperatura, que por la noche debe situarse entre los 10ºC y los 15ºC si queremos que se desarrolle bien. Ahora que ya sabes cómo sembrar el árbol lluvia de oro, pasaremos al siguiente método.  

2. Hacer esquejes del árbol lluvia dorada

En otoño observaremos ramas jóvenes de entre 20 y 30 centímetros que han crecido durante el verano. Si nos fijamos bien en estas ramificaciones, veremos que en la base muestran una especie de «talón», que contiene hormonas de crecimiento. Agarra una de estas ramas y tira hacia abajo, de esta forma quedará corteza en la base del esqueje.

Podemos poner el esqueje directamente en el lugar del jardín elegido, aunque también podemos situarlo en una maceta. Lo importante es colocar correctamente el esqueje y presionar la tierra para que lo sujete bien. Pasado un año, la rama ya tendrá raíces y será el momento óptimo para trasplantarla.  

No te pierdas nuestra ficha de plantas acerca del árbol del té: sus características, cuidados y los usos del aceite.

¡Vota este post!

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación, mostrarte publicidad relacionada con tus intereses y compartir contigo algunas funcionalidades sociales. Si continuas navegando, estás dando tu consentimiento y aceptando la política de cookies de Amigos de la Jardinería. ACEPTAR

Aviso de cookies