Amigos de la Jardinería

Blog de Jardinería

Cultivar plantas

¿Cómo plantar canónigos?

Los canónigos (Valerianella locusta) son plantas herbáceas que recientemente han alcanzado una gran popularidad en la elaboración de ensaladas. Son ricas en vitaminas A, C, B6 y E, aportan carotenos, ácido fólico, fósforo hierro y potasio. No obstante, como ocurre con todas las tendencias culinarias, la popularidad encarece los productos, razón por la cual muchas personas se plantean su cultivo.

¿Pero sabías que el canónigo es una planta que se adapta a casi todos los tipos de suelos? ¿Y que es muy sencilla de cultivar y cuidar? En Amigos de la Jardinería te explicaremos paso a paso cómo plantar canónigos.

El canónigo recibe este nombre debido a que, antiguamente, era cultivado en rectorías. Es una planta muy apreciada en la gastronomía debido a su sabor, a su su forma y a su valor nutricional, mucho más elevado que el de la lechuga o escarola. Ademas, los canónigos también son muy valorados por los agricultores por su fácil mantenimiento y gran adaptabilidad.

¿Cómo sembrar canónigos?

Para empezar a plantar matas de canónigo necesitaremos una maceta o un pequeño espacio de tierra en un lugar sombreado. A estas plantas les gustan los suelos arcillosos y húmedos, ricos en hummus de lombriz, pero debido a su gran adaptabilidad pueden prosperar en sustratos más arenosos y secos. A pesar de eso intentaremos siempre satisfacer las necesidades de nuestras plantas.

El canónigo es una planta que desarrollará mejor en climas fríos, incluso en los muy fríos, por el contrario el calor hace que el canónigo florezca y no se pueda cultivar bien. Ese es el motivo principal por el que buscaremos el lugar más fresco de nuestra terraza o jardín.

Antes de sembrar los canónigos no será necesario remover la tierra, solo tendremos que pasar un poco el rastillo. Una vez sembrado podemos cubrir ligeramente las semillas con tierra o hummus y después regaremos. También podemos hacernos con planteles que, aunque serán mas caros, nos darán opciones de crecimiento mucho más altas.

La época adecuada para la siembra del canónigo sera a mediados de verano para cosechar en otoño. En lugares cálidos debemos retrasar la siembra a finales de verano para asegurarnos una buena cosecha. A la hora de regar debemos hacerlo suavemente, ya que si tiramos el agua a chorro podemos desplazar las semillas. En una semana aproximadamente ya habrán germinado.

Cuidados de los canónigos

El principal problema que puede sufrir la planta de los canónigos es tener un exceso de calor, por ese el mejor cuidado que podemos ofrecerle es un lugar fresco y ligeramente húmedo para favorecer su buen desarrollo. Poner paja acolchando el suelo alrededor de las plantas y regar asiduamente, vigilando que no se produzcan encharcamientos, son dos buenas formas para que se sienta cómoda.

En cuanto a las enfermedades más comunes que puede padecer el canónigo, debemos señalar a los hongos como el enemigo más habitual. En concreto debemos vigilar con el mildiu y para evitar su aparición es fundamental tener un suelo bien drenado y aireado.

Pasados unos meses la planta estará lista para cosechar y darnos sus sabrosos brotes sin apenas trabajo. Para cosechar los canónigos simplemente los iremos cortando cuando queramos.

En condiciones favorables podríamos cortar toda la planta y rebrotaría, pero no es necesario hacer eso, simplemente podemos cortar lo que nos haga falta para comer.  

¡Ahora ya sabes cómo plantar canónigos! Descubre también en Amigos de la Jardinería cómo plantar tomates cherry o cómo plantar perejil.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación, mostrarte publicidad relacionada con tus intereses y compartir contigo algunas funcionalidades sociales. Si continuas navegando, estás dando tu consentimiento y aceptando la política de cookies de Amigos de la Jardinería. ACEPTAR

Aviso de cookies