Amigos de la Jardinería

Blog de Jardinería

Plagas y enfermedades de las plantas

Enfermedades de las plantas

Cuando a una planta le aparecen manchas o se marchita significa que esta enferma, pero antes de tratarla, debemos identificar cuál es su enfermedad. Si quieres saber identificar las posibles enfermedades que puede tener tu planta, en Amigos de la Jardinería y descubrirás los distintos tipos de enfermedades de las plantas.

La mayoría de enfermedades que sufren las plantas están principalmente relacionadas con sus cuidados: el exceso (o falta) de agua y luz, las temperaturas inadecuadas o una herida mal curada pueden ser los desencadenantes. Aún así, existen muchos más.

El primer paso será realizar un «diagnóstico» de la planta enferma. Recuerda que una enfermedad puede aparecer por un hongo, un virus o una bacteria y deberemos observar todas sus partes para ser capaces de determinar cuál es la enfermedad que padece. No olvides que las plantas bien abonadas son más resistentes a plagas y enfermedades:

Enfermedades producías por hongos

Los hongos suelen atacar las partes visibles de nuestras plantas: hojas, ramas, frutos y el tallo. Suelen ser comunes en plantas que no se adaptan bien al entorno en el que habitan. Para prevenirlas deberemos airear la tierra, no regar en exceso y no mojar las hojas.

Oídio

Es uno de los hongos más habituales que contraen las plantas. Lo identificaremos por la aparición de un polvo blanquecino en hojas, tallos e incluso en las flores. Sus efectos son hojas y brotes deformados. Este ataque a las hojas hace que a la planta afectada le resulte difícil hacer la fotosíntesis, lo que acaba suponiendo su muerte. Se desarrolla con temperaturas y humedad altas.

Para combatir el oídio sera esencial no mojar las hojas, cortar la partes afectadas y procurar a nuestras plantas una buena ventilación. Las plantas más afectadas por el oídio son el rosal, la begonia, el melón, la tomatera, el manzano, el roble, el olmo, el acanto y la hortensia entre otros.

Mildiu

El Mildiu es un hongo al que le gusta el calor y la humedad y ataca directamente a las hojas y los frutos de nuestra planta. Los síntomas que presenta una planta afectada por el mildiu serán manchas aceitosas en el haz de la hoja y polvo blanco en el envés. Su aparición provocará la caída de las hojas de la planta y la pérdida de los frutos.

Las solución para una planta enferma de mildiu será cortar y deshacerse de las partes afectadas para no propagar la enfermedad. Así mismo, debemos evitar mojar las hojas en las estaciones calurosas. Las especies más afectadas son el vid, el rosal, la azalea, la dalia, etc.

Roya

Podremos identificar a este hongo por la aparición de manchas y abultamientos en la hoja de color anaranjado o rojizo. La planta se debilitará y empezará a perder las hojas. Como a casi todos los hongos, al roya ls gusta la humedad alta y suele aparecer en la primavera, cuando la temperatura es más moderada. Es una enfermedad muy común en césped, el rosal, los geranios, etc. En caso de ver alguna zona afectada en tu planta deberás cortarla.

Botritis

La Botrytis cinerea es un hongo que ataca a los tallos herbáceos, hojas, flores y frutos, y genera pudrición en las distintas zonas. Cuando la planta está enferma, la zona afectada se marchita y aparece una especie de polvo gris, por eso también es conocido como «hongo gris».

Las partes enfermas han de ser podadas para evitar la expansión del hongo ya que, si no actuamos, provocará la muerte de la planta. Aparece por falta de aire, luz y u exceso de humedad y las principales especies afectadas son las hortícolas en invernaderos, además de rosales, begonias, hortensias, dalias y la marihuana.

Negrilla

También conocida como fumagina u hollín, es una enfermedad muy común en laurel, adelfas, olivo y boj. Además, se trata de un hongo que se alimenta a partir de la melaza o las secreciones de insectos chupadores, por lo que será común su aparición en plantas que tengan pulgón, la cochinilla o mosca blanca.

Los síntomas son la aparición de una capa de polvo negro en la hoja. La solución es muy sencilla, consiste en limpiar la planta con un trapo húmedo, de esta forma iremos retirando la capa de «hollín». Cortaremos las partes muy afectadas y si los insectos siguen alimentándose de tu planta utiliza un insecticida natural.

Hongos de raíz

Existen varias especies de hongos de raíz, así como la Pythopthora sp, que viven en la tierra. Atacan a las raíces de la planta tornándose marrones y quebradizas. La planta cambiará de color y se acabará pudriendo. Las principales causas de la aparición de este hongo son los exceso de riego, o debido al encharcamiento. Las plantas más susceptibles a sufrir hongos de raíz son los cítricos, el césped y las coníferas. Evitaremos la enfermedad drenando la tierra cada cierto tiempo.

Enfermedades producidas por bacterias

Las bacterias son las causantes de muchos problemas en nuestras plantas. Suelen penetrar en ellas debido a podas mal realizadas o por cualquier tipo de daño ya sea una rotura causada por el viento, el frío o cualquier otro elemento. Los síntomas principales que revelan que nuestra planta ha sufrido una infección bacteriana será la aparición de manchas, chancros, clorosis y podredumbre. La forma de evitar las bacterias será abonar, para aportar una buena nutrición, y regar correctamente. Finalmente deberás cortar las partes afectadas de la planta.

Enfermedades producidas por Virus

Muchos de los virus que contraen nuestras plantas son ocasionados principalmente por los insectos portadores que parasitan nuestras plantas. Puede darse un contagio si, por ejemplo, tocamos con una herramienta una planta infectada y luego otra que no lo esté. Los síntomas serán: falta de crecimiento o raquitismo en la planta y/o sus frutos, manchas amarillas o rojizas en las hojas, aparición de arrugas en las hojas y decoloración de las flores entre otros. La única forma que tenemos para evitar una de las enfermedades más comunes en las plantas, los virus, es la correcta nutrición de las plantas, eliminar los posibles insectos portadores, una buena fertilización y una correcta limpieza y desinfección de tus herramientas de trabajo.

Si sigues nuestros consejos y tratamientos disfrutarás de plantas sanas por más tiempo. No las descuides y sigue la rutina de cuidados que requiere cada una para disfrutar del jardín perfecto.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación, mostrarte publicidad relacionada con tus intereses y compartir contigo algunas funcionalidades sociales. Si continuas navegando, estás dando tu consentimiento y aceptando la política de cookies de Amigos de la Jardinería. ACEPTAR

Aviso de cookies