Amigos de la Jardinería

Blog de Jardinería

Curiosidades

Tipos de sustratos y sus características

Uno de los elementos indispensables para cultivar con éxito cualquier tipo de planta, es acertar con el sustrato elegido, por esa razón, en Amigos de la Jardinería vamos a explicarte cuáles son los distintos tipos de sustratos y sus características, de esta forma sabrás mejor cómo elegir:

1. Turba

La turba es un tipo de sustrato compuesto por restos vegetales en descomposición. Se forma en lugares de climas fríos, con poco oxígeno en la tierra y poca presencia de bacterias, que se combinan con la humedad del agua dulce. Estos lugares son conocidos como turberas, zonas pantanosas, antiguos lechos de río o humedales.

La turba es la primera fase de la transformación del carbón, su textura es suave, ligera y esponjosa y será ideal para plantas que necesiten un sustrato ácido. Existen dos tipos de turba: la turba negra y la turba rubia. Se diferencian básicamente por su color ya que la turba rubia tiene un pH más ácido y más materia orgánica, no obstante, la negra contiene más minerales.

2. Arena

La arena es un tipo de sustrato orgánico muy utilizado en el cultivo de plantas, aunque en la mayoría de casos la encontramos mezclada con otros tipos de sustrato. La arena más utilizada para el cultivo es la de río. Es debido a que aporta acidez a la tierra, un buen drenaje y se mezcla perfectamente con otros tipos de sustrato. Si utilizamos demasiada arena, a la larga podemos tener problemas de compactación. No debemos utilizar arena de playa o arena para la construcción ya que no son sustratos adecuados para el cultivo.

3. Grava

Debido a su estructura, la grava es un sustrato perfecto para aportar oxígeno y por su nula capacidad de absorber agua, lo que también nos ayudara a tener un correcto drenaje del suelo. La grava debe mezclarse con otros tipos de sustratos. Los tipos de grava más utilizada son las procedentes del cuarzo y el granito. Debemos prescindir de utilizar gravas procedentes de rocas calcáreas, a no ser que deseemos alcalinizar la tierra.

3.Tierra volcánica

La tierra o grava volcánica es uno de los mejores sustratos que existen: su estructura porosa favorece la oxigenación de la tierra, apenas absorbe agua y, además, de ella se desprenden micronutrientes y macronuntrientes. Existen distintos tipos de piedras volcánicas, como es la piedra pómez, que además de aportar los beneficios mencionados, también ofrece minerales que variarán según su naturaleza.

4. Fibra de coco

La fibra de coco es un sustrato orgánico muy utilizado para cultivar hortalizas. Suele mezclase con hummus de lombriz, consiguiendo así un sustrato de alta calidad. La fibra de coco destaca por su capacidad de retención de agua, de aireación, y por el aporte de cierto tipo de nutrientes. Su presencia mejora la estructura del suelo y precisamente estas características, la hacen ser muy popular en horticultura y jardinería.

5. Hummus de lombriz

Se trata de uno de los sustratos más apreciados por su alto contenido en nutrientes. El humus de lombriz se obtiene de los excrementos de las lombrices de tierra. Además de aportarnos distintos tipos de nutrientes indispensables para nuestras plantas, el hummus de lombriz ayuda a mejorar la estructura del suelo y mejora el drenaje. También evita la aparición de plagas. Por todos estos motivos y características el humus de lombriz, es considerado el mejor sustrato orgánico o abono que existe.

6. Compost

El compost o mantillo es fundamental si nos planteamos elaborar un sustrato: si lo mezclamos con otro tipo de sustrato nos aportará un elevado contenido en nutrientes y mejorará la estructura del suelo. Al estar formado por restos orgánicos en descomposición, nos proporcionará un alto contenido de materia orgánica a la tierra. Aunque su composición puede ser muy variable, tiene tendencia a ser un sustrato ácido, por lo que si abusamos podemos sufrir un exceso de acidez. Descubre cómo hacer abono hacer abono orgánico de forma fácil y económica.

7. Corteza de pino o restos forestales

Los restos de ramas trituradas son elementos muy interesantes para elaborar un sustrato. Su presencia favorece la oxigenación de la tierra y aportan nutrientes lentamente, eso sí, tienen una capacidad de absorción de agua más bien baja. Siempre debemos usar madera natural triturada, ya que las maderas tratadas químicamente pueden acarrearnos ciertos problemas en el sustrato. Al igual que el compost, no se puede utilizar como sustrato base pero su presencia puede resultar muy beneficiosa.

Ahora ya conoces los distintos tipos de sustratos y sus características, ¡descubre también en Amigos de la Jardinería los tipos de abono orgánico!

¡Vota este post!

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación, mostrarte publicidad relacionada con tus intereses y compartir contigo algunas funcionalidades sociales. Si continuas navegando, estás dando tu consentimiento y aceptando la política de cookies de Amigos de la Jardinería. ACEPTAR

Aviso de cookies