Amigos de la Jardinería

Blog de Jardinería

Cuidados de las plantas

¿Cómo podar un rosal?

Existen dos tipos de poda que podemos realizar a nuestro rosal: la poda de limpieza y la poda de floración. No obstante, la técnica varía dependiendo de la especie o familia a la que pertenezca. En este sentido, será importante informar bien siempre que vayamos a adquirir una planta.

En Amigos de la Jardinería te explicaremos cómo podar un rosal y qué detalles tener en cuenta. También te explicaremos cuándo es la mejor época para podar rosales. A continuación pasamos a resolver tus dudas para mostrarte la forma correcta de podar.

Descubre también cómo plantar esquejes de rosal.

¿Cuándo podar un rosal?

La mejor época para realizar la poda de limpieza del rosal será a finales de invierno y comienzos de primavera. Justo antes de que empiecen a salir los nuevos brotes. En esta época del año podremos apreciar mejor los daños provocados por el frío. De esta forma, veremos qué partes de la planta debemos eliminar.

¿Cómo podar rosales?

Como te hemos adelantado en la introducción existen dos tipos de poda del rosal. Empezaremos hablando de la poda de limpieza:

La poda de limpieza

Como muchas de las especies de plantas, los rosales necesitan podas de limpieza para eliminar chupones, flores marchitas y ramas torcidas, caídas, enfermas, rotas o secas. Recuerda que a la hora de realizar algún corte, este debe hacerse en diagonal. El corte en diagonal previene el acceso de agua y evita posibles enfermedades o plagas.

La eliminación de estas partes no es meramente estética, ya que perjudican y debilitan la salud de los rosales, absorbiendo nutrientes y siendo una vía de entrada para plagas y enfermedades.

También debes saber que la zona adecuada para realizar el corte será siempre aquella que se encuentra antes del nudo vegetativo. Nunca encima, ya que eliminamos la capacidad de que salgan nuevos brotes en esa parte. No olvides utilizar las tijeras limpias para evitar posibles contagios de enfermedades.

La poda de floración

Ahora que ya sabes cómo podar un rosal mediante la poda de limpieza, es el turno de la poda de floración. Ésta se realiza para potenciar la floración del rosal. Debe realizarse después de la poda de limpieza, de ese modo podremos escoger los brotes que queremos conservar y no estresaremos al rosal con excesiva manipulación.

Así mismo, la poda del rosal que nos ayuda a potenciar la floración dependerá también del tipo de rosal que tengamos. Por esa razón será básico identificar previamente la familia a la que pertenece. Existen muchas variedades de rosal, por ello nosotros nos centraremos en hablar acerca de las variedades mas comunes en el siguiente apartado.

¿Cómo podar rosales según la especie?

A continuación mencionaremos algunos detalles acerca de cómo podar un rosal teniendo en cuenta la especie a la que pertenece:

  • Rosal silvestre o arbustivo: los rosales silvestres destacan porque no requieren demasiada poda al margen de la de limpieza. No obstante, si queremos estimular la floración podaremos las ramas que tengan muchas inflorescencias, de ese modo la fuerza estará mas concentrada en los brotes que decidamos dejar.
  • Rosal trepador: los rosales trepadores son los más complejos de podar. Además de realizarle la correspondiente poda de limpieza, deberemos podar dejando las ramas principales. Las ramas laterales por su parte pueden ser podadas dejando unas dos o tres yemas por rama.
  • Rosal miniatura o matorral: a los rosales miniatura se les realiza una poda en forma de vaso, de esa forma la luz del sol entra con facilidad y se consigue una esplendida floración. Debemos cortar las ramas dejando varias yemas por tallo.
  • Rosal híbrido de té: al igual que los rosales miniatura, los rosales híbridos de té requieren una poda en forma de vaso, aunque suelen podarse más. Normalmente se dejan 6 o 7 ramas principales y se cortan las laterales dejando tres yemas por brote.

¿Cómo podar rosales viejos?

Debemos prestar especial cuidado a aquellos ejemplares de rosal que tengan muchos años. A estos rosales solo debemos hacerles podas de limpieza vigilando siempre que no contraigan ninguna enfermedad y teniendo especial atención de no causarle daños o heridas.

Especialmente si tienes varios rosales no dudes en informarte acerca de los síntomas y remedios para la mancha negra del rosal. Una enfermedad provocada por un hongo especialmente contagiosa.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación, mostrarte publicidad relacionada con tus intereses y compartir contigo algunas funcionalidades sociales. Si continuas navegando, estás dando tu consentimiento y aceptando la política de cookies de Amigos de la Jardinería. ACEPTAR

Aviso de cookies