Amigos de la Jardinería

Blog de Jardinería

Cuidados de las plantas

¿Cómo cuidar un huerto?

Si has decidido hacer un huerto en casa, debes saber que las labores de mantenimiento del huerto son básicas para asegurar un buen crecimiento de las plantas, así como una buena cosecha.

Son rutinas que deben realizarse regularmente, de esta forma, no descuidaremos nuestro huerto y le sacaremos el mayor partido. ¿Cómo cuidar un huerto? Descúbrelo a continuación en Amigos de la Jardinería.

1. Abona y fertiliza tus plantas dos veces al año

Para que tus plantas crezcan vigorosas y fuertes necesitarán un pequeño empujón, para ello se utilizan abonos y fertilizantes, aunque en Amigos de la Jardinería únicamente recomendamos la utilización de productos ecológicos y naturales.

Aunque no lo creas, es posible hacer abono orgánico ecológico sin gastar apenas dinero, utilizando únicamente tus sobras y desechos. Recuerda que cada planta es distinta, por lo que debes informarte bien acerca de la época en la que abonar o qué productos son más recomendables.  

2. Cambia de tierra siempre que sea necesario

Es importante utilizar tierra nueva de gran valor nutricional cuando estamos germinando, cuando el suelo se ha desgastado mucho tras varias cosechas, cuando está quemada por el sol o cuando la tierra se ha desgastado tras la utilización de muchos productos químicos.

Existen algunos tipos de abonos orgánicos que pueden ayudar a tratar algunos problemas del suelo.  

3. Poda tus plantas y limpia su maceta

Es recomendable podar algunas plantas, así como retirar ramas secas y muertas que perjudiquen el crecimiento y el desarrollo de la misma. También será necesario limpiar y retirar algunos hierbajos que hayan podido crecer en la misma maceta, pues le robarán nutrientes a nuestra planta.  

4. Evita utilizar herramientas en mal estado

Utilizar unas tijeras oxidadas o mal afiladas pueden provocar malos cortes en el momento de poda. Es recomendable limpiar las herramientas de jardinería de trabajo de forma regular, así como limarlas o comprar unas nuevas siempre que nos sea posible. Los malos cortes las pueden debilitar y hacer enfermar.  

5. Inspecciona tus plantas

Revisar las plantas cada pocos días es fundamental para detectar enfermedades o parásitos cuanto antes. Presta atención al anverso de las hojas, la tierra alrededor de la base o a la presencia de pequeños insectos. Cuanto antes observes una planta enferma, más probabilidades tendrá de sobrevivir. Recuerda que lo más apropiado es apartarla del resto siempre que sea posible. 

6. Apuesta por las macetas de barro

A la hora de elegir una maceta, debemos saber que las macetas de barro se adaptan mucho mejor a las plantas y son especialmente porosas, perfectas para la transpiración de las raíces. Es preferible optar por este tipo de material al plástico o a la madera, esta última por ejemplo puede pudrirse si no está bien preparada.   

7. Presta atención a los cambios de estación

Durante el verano la mayoría de plantas necesitarán un riego más abundante, mientras que en invierno es aconsejable proteger a los limoneros del frío, por ejemplo, utilizando el mulching o un pequeño tipi improvisado con plásticos.

Así, para saber cómo cuidar un huerto, estaremos atentos a las necesidades y peculiaridades de cada planta en las diferentes épocas del año. Es crucial para evitar que se mueran.   

8. Haz un calendario

Si eres de las personas que nunca recuerdan exactamente la frecuencia del riego o cuándo es la época más propicia para abonar, hacerte un calendario o una guía con notas es la forma más eficiente de no olvidar las tareas rutinarias de cada planta. Solo necesitarás señalar las fechas en un calendario y dejarlo lo más cerca del huerto posible.    

9. Sujeta las plantas para que crezcan correctamente

«Sujetar» las plantas con ramas o elementos especiales para que crezcan de forma vertical se conoce como tutorado y es una tarea muy importante en el cultivo del huerto.

El tutorado ayuda a las plantas a crecer correctamente, evita el contacto con el suelo de algunas plantas (reduciendo la posibilidad de la aparición de hongos, por ejemplo) y favorece el buen desarrollo.  

10. Sigue la rotación de cultivos

La rotación de cultivos nos ayuda a evitar el agotamiento del suelo. Consiste básicamente en alternar el cultivo de distintas plantas en un mismo suelo. Ya que cada una de ellas tiene necesidades nutritivas distintas, evitaremos el empobrecimiento de la tierra y también podremos ayudar a prevenir la aparición de posibles enfermedades.   

Ahora ya sabes cómo cuidar un huerto siguiendo estos 10 sencillos pasos, ¿qué más añadirías? ¡Comparte tus comentarios!

¡Vota este post!

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación, mostrarte publicidad relacionada con tus intereses y compartir contigo algunas funcionalidades sociales. Si continuas navegando, estás dando tu consentimiento y aceptando la política de cookies de Amigos de la Jardinería. ACEPTAR

Aviso de cookies