Amigos de la Jardinería

Blog de Jardinería

Fichas de plantas

Buganvilla (Bougainvillea) – Colores, cuidados y reproducción

Buganvilla es el nombre que utilizamos para designar a todas aquellas plantas con flor del género Bougainvillea. Destaca también por ser una de las plantas con flor más apreciadas para el jardín. El increíble color fucsia y su resistencia hacen de ella una de las elegidas a la hora de comprar.

En esta ficha de plantas de la buganvilla de Amigos de la Jardinería te explicaremos todo lo que necesitas saber acerca de ella, incluyendo los cuidados, la poda o cómo hacer que se convierta en una trepadora.

Taxonomía de la buganvilla

Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Orden: Caryophyllales
Familia: Nyctaginaceae
Tribu: Bougainvilleeae
Género: Bougainvillea

Hábitat y distribución de la buganvilla

La buganvilla es un precioso arbusto trepador originario de los bosques tropicales y subtropicales de América del Sur. Se conocen, aproximadamente, 14 especies. En su hábitat natural, la buganvilla es un arbusto de hoja perenne, pero en climas un poco mas fríos se vuelve de hoja caduca y puede llegar a alcanzar hasta 8 metros de altura.

Características de la buganvilla

La buganvilla muestra una gran variedad de colores, como el fucsia, el amarillo y el rojo (dependiendo de la especie), aunque la gente tiende a confundir ese color con el de las flores que, en realidad, son las brácteas.

Las flores, en el caso de la buganvilla, son pequeñas y blancas, mientras que las brácteas son de colores y su función es proteger a la flor. Además sus tallos están recubiertos por espinas, las cuales protegen el arbusto y a la vez les sirve de ayuda para trepar por las superficies.

Es muy utilizada en jardinería, no solo por sus colores, también por sus púas, las cuales se pueden usar como barrera natural o como planta tapizante ya sea de superficies como paredes y muros, o de terraplenes.

Cuidados de la buganvilla

El lugar ideal para situar nuestra buganvilla será un lugar muy soleado, ya que sin luz, la planta pierde sus hojas y las brácteas pierden su color. El sustrato deberá ser de calidad, sobretodo si está plantada en una maceta. Lo mas importante será que la tierra les ofrezca un buen drenaje.

Tendremos en cuenta algunos cuidados según se encuentre en el jardín o en maceta:

  • En el jardín, la buganvilla suele crecer en suelos bastante pobres e incluso le perjudica el exceso de abono. El riego deberá ser una vez a la semana en verano y en los meses de invierno el agua de lluvia será suficiente.
  • Si tenemos la buganvilla plantada en maceta, deberemos regarla un par de veces por semana en verano, mientras que en invierno solamente cuando la tierra este seca. Al regar, no mojaremos las hojas ya que eso podría favorecer a la aparición de la cochinilla.

Cuidados de la buganvilla en invierno

Contrariamente a lo que pueda parecer, la buganvilla es una planta que no requiere demasiados cuidados. El factor principal que puede perjudicar a nuestro arbusto serán las temperaturas demasiado bajas. Por debajo de 5ºC, la buganvilla pierde sus hojas, así mismo, en temperaturas más bajas y con exposiciones prolongadas, terminarían por morir.

No obstante existen especies como la Bouganvillea spectabilis o la Bouganvillea galbra que son capaces de resistir -3 y -7ºC respectivamente. Si en nuestra zona no se producen heladas, no tendremos ningún problema (al margen de la caída de hojas que luego volverán a brotar).

Si sufrimos heladas, deberemos resguardar la buganvilla en el interior de nuestra casa o a cubierto, pero recuerda que las plantas son enemigas de la calefacción, por lo tanto mantenla en una habitación sin calor donde pueda estar fresca. También reduciremos el riego en esta etapa ya que la planta entrara en reposo.

Poda de la buganvilla

La poda deberá realizarse al acabar los meses de frío, de esta forma estimularemos la floración y el crecimiento de nuevos brotes. Cortaremos las ramas secas, torcidas o que estén en mal estado.

Si queremos que nuestra buganvilla trepe por una pared, muro o pérgola, por ejemplo, deberemos ayudarla fijándola con alambres o alcayatas que tendremos que ir revisando mientras crece, ya que de no ser así pueden dañar los tallos. También podemos podar la buganvilla con un «porte llorón», para ello retiraremos ramas secas y cotaremos las ramas demasiado largas.

Recuerda que la forma correcta de cortar es un poco por encima de la yema y realizar el corte en diagonal, de ese modo el agua resbala y evitamos la putrefación de las heridas. También deberemos recordar tener las tijeras bien afiladas y desinfectadas para realizar cortes limpios y prevenir posibles infecciones.

Trasplante de la buganvilla

Aquí tenemos el verdadero talón de Aquiles de la buganvilla. El trasplante es el punto más crítico que puede sufrir nuestro arbusto, ya que sus raíces son extremadamente sensibles. Por lo que cuando tengamos que realizar el trasplante, deberemos intentar que no se rompa ninguna de ellas.

Es aconsejable realizar tan solo una vez el trasplante de la buganvilla. Lo mejor será plantarla directamente en el jardín o en un macetero del tamaño que deseemos y no perturbarla más, ya que su manipulación es extremadamente sensible una vez esté en el sitio y adaptada tendremos un arbusto resistente, fácil de cuidar y precioso.

Reproducción de la buganvilla

Para multiplicar nuestra planta de buganvilla debemos hacer esquejes, que podrán ser de madera joven o de madera más dura. La buganvilla nos sorprenderá por que pese a los pocos cuidados que requiere, nos proporciona una enorme belleza en el jardín y es fácil de multiplicar.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Jardinero y trabajador forestal aficionado al cultivo ecológico, el cuidado de las plantas en general y todo lo relacionado con la naturaleza.

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación, mostrarte publicidad relacionada con tus intereses y compartir contigo algunas funcionalidades sociales. Si continuas navegando, estás dando tu consentimiento y aceptando la política de cookies de Amigos de la Jardinería. ACEPTAR

Aviso de cookies