Amigos de la Jardinería

Blog de Jardinería

Cultivar plantas

¿Cómo plantar semillas de limón?

Si te preguntas cómo plantar semillas de limonero has llegado al sitio adecuado. El limonero (Citrus × limon) es uno de los árboles frutales más populares que existen gracias a su fruto, el limón. Podemos tener un limonero en maceta o plantado en el jardín.

Si bien no es complicado plantar semillas de limón, sí es un proceso lento, por lo que muchas personas deciden experimentar con otras alternativas a la hora de cultivar plantas. De hecho, para ver el primero fruto, podemos llegar a esperar entre 3 y 6 años. Otra opción que muchos se preguntan es cómo plantar un limonero a partir de una rama. Este proceso es poco habitual y no siempre sale bien.

En Amigos de la Jardinería te explicaremos cómo plantar semillas de limón en maceta, para evitar así la debilidad que se produce al germinar en sustratos blandos, como en el caso del algodón.

¿Cómo germinar semillas de limón?

Para empezar, necesitaremos un limón orgánico, del cual extraeremos sus semillas. Eso se debe a que los limones no orgánicos pueden ser incapaces de germinar. A la hora de elegir una maceta buscaremos una con agujeros en la base, para evitar el encharcamiento y la podredumbre de las raíces, preferiblemente de arcilla.

Realizaremos una mezcla entre distintos tipos de sustratos para ofrecer a nuestra planta un suelo rico en el que desarrollarse. Empezaremos con una o varias macetas pequeñas, de entre 5 y 10 centímetros de diámetro.

Una vez listo, vamos a explicar cómo plantar semillas de limón para que germinen correctamente. Empezaremos humedeciendo la tierra y, después, realizaremos un agujero pequeño en el centro, de 2 centímetros de profundidad. Colocaremos las semillas, previamente lavadas y sin carne, aún frescas, sin dejar que se sequen. Colocaremos y cubriremos.

Para favorecer el desarrollo cubriremos la maceta con un papel film y una goma elástica. El ambiente cálido y húmedo favorecerán la germinación. Será recomendable hacer pequeños agujeros para permitir que respire.

Durante los próximos días seguiremos humedeciendo la tierra con un difusor en spray para evitar que se seque. Alrededor de los 14 días empezarás a observar como salen los primeros brotes de la tierra.

Trasplantar el limonero

Más adelante y cuando los limoneros estén más desarrollados, buscaremos una maceta ligeramente más ancha que profunda en los que trasplantarlos. Podemos esperar a que midan entre 5 y 10 centímetros.

Una vez más utilizaremos un sustrato de calidad, ayudando así a que los futuros limoneros crezcan vigorosos y fuertes. Sitúa las macetas en un lugar que reciba mucha luz, preferiblemente entre 10 y 14 horas diarias.

¿Cómo cuidar un limonero?

Ahora ya sabes cómo plantar semillas de limón y, como has podido comprobar es un procedimiento muy fácil. Eso sí, necesitarás ofrecer a tu limonero cuidados regulares para evitar que se marchite. Sigue los siguientes consejos para un correcto mantenimiento:

  • Luz solar: no olvides colocar tu planta en un lugar con mucha luz, como mínimo debería disfrutar de 8 horas diarias de luz directa.
  • Agua: el suelo debe ser humedecido de forma regular, no obstante, observa bien la tierra para evitar encharcamientos.
  • Fertiliza tu planta: descubre cómo preparar abono para un limonero y fertilizalo cada seis meses aproximadamente.

¿Cómo cuidar un limonero en maceta?

Los limoneros pueden desarrollarse estupendamente en el interior si elegimos una maceta con las medidas apropiadas le ofrecemos agua, mucha luz, temperaturas de entre 15ºC y 20 ºC y un buen drenaje. Generalmente suelen alcanzar los 60 o 100 cm.

Para lograr que florezcan, debemos permitir la polinización, por lo que es recomendable abrir las ventanas en verano o dejarlo algunas horas en nuestra terraza o jardín, recibiendo la luz solar directa.

¿Cómo cuidar un limonero en el jardín?

Es importante destacar que los limones son muy sensibles al frío, como ocurre con los demás árboles cítricos. Para evitarlo, debes plantarlo en un lugar que reciba mucha luz solar y proteger a tu limonero de las heladas en las épocas más frías del año. Aunque toleran todo tipo de suelos, se adaptan especialmente a aquellos que son ácidos.

Cava un hoyo poco profundo y una vez introducido el árbol joven empieza a apisonar fuertemente la tierra. Puedes crear capas con mantillo para permitir un buen drenaje que además fertilizará. Una vez a la semana deberás regarlo de forma abundante.

Ahora que ya sabes cómo hacer crecer un limonero desde la semilla ya puedes empezar, ¡no olvides mandarnos tus fotos o compartir tus consejos para una mejor germinación! ¡Disfutarás mucho tus futuros limones!

¡Vota este post!

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación, mostrarte publicidad relacionada con tus intereses y compartir contigo algunas funcionalidades sociales. Si continuas navegando, estás dando tu consentimiento y aceptando la política de cookies de Amigos de la Jardinería. ACEPTAR

Aviso de cookies