El limonero es probablemente uno de los árboles frutales más apreciados alrededor del mundo. Si has decidido sembrar un limonero desde la semilla, plantar un limonero adulto o bien ya lo tienes en casa, es fundamental que conozcas los cuidados del limonero para garantizar un buen estado de salud de tu planta y conseguir su apreciado fruto: el limón. En Amigos de la Jardinería te explicamos cómo cuidar un limonero en una guía completa para amantes de la jardinería.

¿Qué tipos de limoneros existen? ¿Todos necesitan los mismos cuidados?

Al hablar de limonero nos referimos concretamente a la especie Citrus limon. Algunas de las variedades más comunes son: limón Eureka (Cirus x limon ‘Eureka’), limón Lisboa (Citrus x limon ‘Lisbon’), limón Ponderosa (Citrus x limon ‘Ponderosa’) o limonero cuatro estaciones (Citrus x limon ‘Four seasons’)

Además de las variedades mencionadas, existen otras especies del género Citrus que, aunque se conocen popularmente como limoneros, realmente se trata de otras especies. Hablamos del limonero Kaffir (Citrus hystrix), limon Meyer (Citrus x meyeri) o del limonero Pompelmo (Citrus x paradisi).

Aunque cada una de estas variedades y especies tiene sus requerimientos concretos y particulares, podemos decir que, de forma geral, todos comparten la mayoría de cuidados que mencionaremos a continuación, como pueden ser las horas de sol, la poda, la frecuencia de riego o el control de plagas y enfermedades.

tipos-de-limoneros

¿Dónde plantar un limonero? ¿Necesita el limonero sol directo?

Antes de empezar es imprescindible tener claro dónde colocar un limonero, independientemente de si es en maceta o en el suelo. Debemos saber que es una planta endémica de zonas subtropicales, por ello, en España, se adaptará especialmente bien a las zonas del mediterráneo, como la costa costa sur y sureste. Por ello, el cultivo del limonero es especialmente indicado en Andalucía, Murcia y Comunidad Valenciana.

Al ser una planta sensible a temperaturas extremas, en otras zonas de España podrá ser necesario proteger al limonero del frío y las heladas. En maceta bastará con trasladarle a un invernadero o zona interior, mientras que en el suelo podrá ser necesaria la protección exterior específica.

Un aspecto muy importante a tener en cuenta es la exposición al sol, ya que de ello dependerá que el árbol se desarrolle correctamente y empiece a producir fruto. Necesitaremos ubicar nuestro limonero en una zona muy soleada, que reciba un mínimo de entre 6 y 8 horas de luz al día. También es conveniente evitar aquellas zonas de fuertes vientos.

Sustrato para limonero: claves para elegir el suelo perfecto

Ahora nos fijaremos con las necesidades del suelo para plantar un limonero. Este árbol en concreto requiere un sustrato ligeramente ácido, de entre 5.5 y 6.5. Podemos conocer las características de nuestro suelo mediante kits de análisis comerciales, de venta en tiendas especializadas, o realizando pruebas caseras muy sencillas.

El suelo para plantar un limonero debe tener una textura ligera y suelta, para facilitar el desarrollo de las raíces, tener un buen drenaje, para evitar encharcamientos y la pudrición de las raíces, y retener correctamente la humedad, de esta forma garantizaremos que la planta pueda nutrirse del agua. Una buena mezcla para sustrato puede ser un mix al 40% de tierra, 30% arena gruesa, 20% turba y 10% compost orgánico.

¿Cada cuánto se riega un limonero?

De forma general, podemos decir que el riego del limonero debe ser regular, suficiente para mantener el suelo húmedo, aunque sin encharcar. En el momento de regar, mojaremos directamente el suelo, evitando mojar hojas, tallos y tronco. Será imprescindible seguir una periodicididad y evitar dejar el suelo seco durante mucho tiempo.

Consejo: revisa siempre la humedad antes de regar.

Empezaremos fijándonos en cada cuánto regar un limonero en maceta. Las macetas, independientemente de su material, tienen tendencia a secar el sustrato con más rapidez. Por ese motivo, la frecuencia en verano y primavera puede situarse en una o dos veces a la semana, mientras que en invierno y otoño reduciremos a ua vez cada quince días. Estas recomendaciones son aproximadas y las adaptaremos valorando siempre el nivel de humedad del sustrato. Podemos revisar si el suelo está seco a unos 2-3 cm para valorarlo.

Veamos ahora cada cuánto tiempo se riega un limonero en el jardín. En este caso el árbol aprovechará mejor los nutrientes presentes en el suelo, aún así, especialmente los primeros años, será conveniente regar de forma regular. En este caso el riego de primavera y verano podrá realizarse una vez por semana y en otoño e invierno a una vez cada tres semanas. Nuevamente, esto son consejos generales, podemos revisar si el suelo está seco a unos 5-7 cm de profundidad.

Finalmente, señalar que debemos adaptar los consejos de riego a cada árbol e concreto y ajustar los riegos valorando su desarrollo particular. Así mismo garantizar un riego profundo, en lugar de uno superficial.

¿Cómo y cuándo se poda un limonero?

La poda es uno de los cuidados del limonero a los que debemos prestar atención al menos una vez al año, ya que nos permitirá estimular el crecimiento, mejorar la producción de frutos y conseguir una forma armónica. La mejor época para podar un limonero suele ser a finales de invierno o principios de primavera, justo antes de la llegada de la época de desarrollo.

Para la poda utilizaremos siempre tijeras bien afiladas y limpias, evitaremos de esta forma provocar daños y heridas que cuesten de sanar. Veamos ahora cómo podar el limonero:

  1. Limpiar: empezaremos eliminando ramas secas, dañadas o que se inclinen hacia abajo, manteniendo las que estén en buen estado.
  2. Espaciar: ahora podemos profundizar un poco más, aunque sin excedernos, eliminando aquellas que están muy juntas o entrecruzadas.
  3. Dar forma: terminaremos ajustando el tamaño del árbol, equilibrando la copa y dándole una forma armónica y estética.

Consejo: si nuestro árbol presenta síntomas de enfermedad, convendrá ir limpiando la tijera a medida que eliminemos las partes enfermas, para evitar su propagación.

como-podar-un-limonero

¿Es recomendable aplicar abono o fertilizante a un limonero? ¿Cómo y cada cuanto hacerlo?

La aplicación de abono o fertilizante específico para limonero puede resultar muy beneficioso si queremos garantizar su desarrollo y la producción de frutos. En el mercado encontraremos productos específicos para cítricos. Será imprescindible seguir los consejos del fabricante en cuanto a dosis, ya que un exceso puede provocar quemaduras graves e incluso la muerte del limonero. También podemos elaborar nuestro propio abono orgánico para limonero.

La mejor época para abonar y fertilizar un limonero abarca desde el principio de la primavera hasta finales de verano, es decir, durante su época de desarrollo. Podemos realizar aplicaciones controladas cada 4 o 6 semanas.

¿Es necesario trasplantar un limonero? ¿Y en qué momento o cada cuánto hacerlo?

Si hemos cultivado nuestro limonero desde la semilla, será conveniente ir trasplantando nuestro árbol de forma progresiva a una maceta de mayor tamaño. Podemos fijarnos en el tamaño de la propia planta o bien en el tamaño de las raíces. Lo trasplantaremos cuando empiecen a ocupar mucho espacio o lleguen a salir por la parte inferior. También podremos trasplantar nuestro árbol cuando tenga entre 2 y 3 años de edad a una maceta de gran tamaño o directamente al jardín.

La mejor época para el trasplante del limonero se sitúa entre los meses de primavera y otoño, momento en el que el árbol se encuentra en desarrollo.

Finalmente señalar que, después del trasplante del limonero, convendrá prestar mucha atención al riego y evitar acciones agresivas para el árbol, como fertilizar o podar. Nos esperaremos al menos un par de meses para garantizar que enraiza bien y se desarrolla con éxito.

Enfermedades del limonero

El limonero es susceptible a padecer una infestación por plagas, como la mosca de la fruta, el pulgón, la cochinilla o la araña roja. También puede verse afectado por enfermedades diversas provocadas por hogos y bacterias. Convendrá prestar atención a la aparición de cualquier síntoma y ofrecerle buenos cuidados.

También podemos aplicar medidas preventivas como mantener la zona limpia, podar ramas enfermas, limpiar con tijeras limpias, aplicar métodos naturales de control de plagas o utilizar insecticidas ecológicos.

¿Cuándo da limones un limonero?

Muchas personas experimentan esta situación y se preguntan por qué mi limonero no da limones. Debemos saber que cada árbol es único y que su producción dependerá de diversos factores, como la especie, sus cuidados, etc.

De forma general, el limonero empieza a dar limones entre los 3 y los 5 años. El número de limones que produce irá variando, aunque suele incrementarse a medida que el árbol madura y mejora su estado de salud. Algunos producen limones todo el año, mientras que otros lo hacen de forma aislada durante los meses de primavera y verano.

Descubre también en Amigos de la Jardinería por qué un limonero no da limones.

cuando-da-limones-un-limonero